Skip to main content
Skip to main content.

COVID-19 Information:

Please Visit our COVID-19 page.  For Courtroom Live Streams click here.

COVID-19 Information:

Visite nuestra página sobre COVID-19.  Para las transmisiones en vivo de la sala de la corte, haga clic aquí.

Programas de la corte modelo y galardonados

Programas modelo y galardonados

Haga clic en los programas a continuación para acceder a más información.

Centro de ACCIÓN, ganador del premio Ralph N. Kleps en 2007

Centro de Acción: Mejorando el acceso a la justicia y la calidad del servicio

Programa modelo de ayuda en español: Centro de recursos legales y desarrollo de intérpretes; Ganador del premio Ralph N. Kleps en 2003

El litigante que habla español que se representa a sí mismo se enfrenta a una falta de comprensión de los procedimientos de la corte, así como a la incapacidad de comunicarse de manera efectiva con el personal de la corte. De estos obstáculos, la barrera del idioma es el obstáculo más dominante para la justicia.

En un informe publicado por Scott Houser, Ph.D., investigador asociado del Instituto de Investigación sobre la Pobreza y consultor de la Oficina del censos de EE. UU., se indicó que Fresno había experimentado un tremendo crecimiento demográfico en términos de población hispana entre 1990 y 2000, que ahora comprende el 44 por ciento de la población total del condado. Lo que es extraordinario es la velocidad con la que creció la población hispana, un significativo 48.6 por ciento, mientras que los blancos no hispanos disminuyeron durante el mismo período. Aún más significativo es el desglose étnico en las comunidades rurales dentro del condado de Fresno donde, dependiendo de la ciudad, entre el 65 y el 98 por ciento de la población es hispana. De acuerdo con estas cifras, los datos del informe del Dr. Houser muestran que el 75 por ciento de las personas de 18 a 64 años que hablan un idioma que no es inglés, hablan español en el hogar.

Estas estadísticas demostraron claramente que había una gran población que hablaba español, cuyo acceso al sistema judicial se veía obstaculizado por la barrera del idioma. Por lo tanto, la corte propuso un modelo que rompería la barrera al ofrecer:

  1. Información educativa y asistencia lingüística al litigante pro per que habla español mediante el desarrollo de instrucciones sencillas de ayuda (traducidas al español) para los formularios de la corte más utilizados. El desafío de completar los documentos de la corte es lo suficientemente desalentador para un litigante de habla inglesa y se complica aún más cuando uno tiene un dominio limitado del inglés. Las instrucciones simples de ayuda no estaban disponibles en inglés, y mucho menos en español. Una queja común de todos los litigantes pro per es que los formularios de la corte son complicados, difíciles de entender y no son fáciles de usar. Este componente abordó las necesidades lingüísticas del litigante pro per que habla español mediante el desarrollo de instrucciones claras y sencillas de ayuda escritas (traducidas al español) para los formularios de la corte de derecho de familia, retención ilícita, acoso civil y tutela de uso común.  
  2. Colaboración con organizaciones comunitarias para formar una Oficina de intérpretes voluntarios de la comunidad que habla español que proporcionaría intérpretes a los litigantes pro per que hablan español en casos civiles. Proporcionar instrucciones claras y sencillas de ayuda en español es un comienzo, pero no es suficiente. Este proyecto fue más allá de derribar la barrera del idioma al proporcionar al litigante que habla español asistencia lingüística a través de una Oficina de intérpretes voluntarios de la comunidad hispana. Formar un equipo de intérpretes voluntarios calificados fue clave para el éxito de este proyecto. La responsabilidad principal del administrador de Recursos comunitarios era coordinar con las organizaciones locales para formar una red de voluntarios que hablaran español para proporcionar asistencia con el idioma. El proceso implicó la formación de un Comité asesor comunitario integrado por diez líderes comunitarios involucrados en la comunidad hispana, dos jueces, un funcionario ejecutivo de la corte y cinco miembros del personal de la corte. Los aportes del comité guiaron al personal, lo que condujo al reclutamiento y capacitación de voluntarios para servir en el Centro o en la corte. Los intérpretes voluntarios se convierten en parte de nuestro Programa de desarrollo de intérpretes, en el que primero se les evalúa para colocarlos de acuerdo con su nivel de habilidad. Después, son asesorados por intérpretes de la corte certificados, lo que también incluye que observen a los intérpretes certificados en las audiencias de la corte. Esto les da a los voluntarios una ventaja en el mundo real de la interpretación de la corte. Obviamente, ha sido efectivo ya que 6 de los 9 participantes en el primer Programa de mentores de intérpretes de las cortes aprobaron el examen escrito de certificación estatal para intérpretes de las cortes. La mayoría de los voluntarios están trabajando para convertirse en intérpretes de la corte certificados y su capacidad para ayudar como voluntarios les permite fortalecer sus habilidades en la preparación para el examen estatal y, como indica la tasa de éxito reciente, está demostrando hacer precisamente eso.  
  3. Ubicación y servicios proporcionados en el Centro de recursos legales La pieza central de este proyecto es un Centro de ayuda llamado Centro de recursos legales, diseñado específicamente para la población desatendida que habla español en el condado de Fresno. El Centro brinda a los litigantes pro per educación, satisfacción del usuario y acceso a la corte de una manera eficiente y efectiva al ofrecer información en las áreas de derecho de derecho de familia, retención ilícita, acoso civil y tutela.

    El Centro está ubicado en 255 N. Fulton, contiguo a la oficina del asistente de derecho de familia, y proporciona a los litigantes educación y acceso a la corte de manera eficiente y efectiva al ofrecer los siguientes servicios:

    • Acceso diario a instrucciones de ayuda en español.
    • Asistencia de intérprete proporcionada a través de una Oficina de intérpretes voluntarios de la comunidad que habla español.
    • Revisión de documentos de la corte por un examinador de la corte.
    • Acceso a clínicas con conferencias rotativas de "guías básicas" en español sobre tutela, retención ilícita, acoso civil y derecho de familia.

Impacto en la corte y el público

El centro está separada de la corte principal, en una instalación a parte para permitir un servicio más personalizado. Se abrió al público en la última semana de enero de 2003 donde ayudamos a 28 litigantes. Sin embargo, a medida que la noticia del Centro se difundió por toda la comunidad, el número de litigantes atendidos comenzó a aumentar significativamente en los meses siguientes. Durante el mes de febrero ayudamos a 124, en marzo a 197 y en abril a 169. Estas estadísticas validan claramente la necesidad de que la corte proporcione servicios al litigante pro per desatendido que habla español. El Centro atiende en promedio a 163 litigantes pro per que hablan español cada mes.

Mejora de la eficiencia y eficacia judicial

El Centro de recursos legales mejora la eficiencia y eficacia judicial a través de varios componentes. Al poner a disposición de los litigantes que hablan español instrucciones simples de ayuda, ellos a su vez pueden proporcionar la información necesaria requerida en los formularios de la corte. Además, hemos proporcionado estas instrucciones a la oficina de asistentes la cual está a un lado del Centro. Sin embargo, si un cliente que habla español necesita más ayuda, se le remite al Centro. Además, tener la documentación revisada por un examinador de la corte garantiza la precisión cuando se presentan los documentos, lo que reduce la cantidad de errores que a menudo ocurren en los casos pro per. Por último, se promueve la eficiencia judicial mediante el uso de intérpretes voluntarios que ayudan en el Centro y en la corte, lo que permite que el proceso de la corte se lleve a cabo con poca interrupción y/o aplazamiento.

Para obtener información adicional, comuníquese con: Michelle Jorgensen, asistente al (559) 457-2103.

Ganador en del premio Ralph N. Kleps en 2001

El programa Keep Kids In School del condado de Fresno, también conocido como KKIS, es un programa agresivo de intervención temprana que se enfoca en los jóvenes que faltan a la escuela y que, por definición, tienen más probabilidades de abandonar la escuela. El absentismo escolar se ha convertido en un fuerte indicador de las tendencias de los jóvenes hacia el consumo de drogas y el comportamiento violento. Cuando los niños comienzan a faltar a la escuela, envían un fuerte mensaje a la comunidad de que están en problemas y necesitan ayuda para prosperar y tener éxito en la vida. Tomar acción frente al ausentismo escolar es una de las primeras formas en que una comunidad puede llegar rápidamente a una familia en problemas. Dado que el problema del ausentismo crónico no es solo un problema escolar o judicial, sino un problema comunitario, el programa aprovecha la experiencia y el apoyo de: la Corte Superior del condado de Fresno, la Oficina de voluntarios del condado de Fresno, la Oficina del fiscal del distrito, el Departamento de Libertad Vigilada, los abogados dispuestos a proporcionar servicios pro bono, Boys & Girls Clubs, Comprehensive Youth Services, las tiendas Target y el programa Footsteps de St. Agnes Medical Center. Esto, combinado con la aplicación y la rendición de cuentas, ha convertido a KKIS en un programa único y poderoso para combatir el ausentismo escolar y mantener las escuelas más seguras.

El programa Keep Kids in School (KKIS) es un enfoque de varias agencias diseñado para abordar de manera más eficaz el problema del ausentismo escolar en el condado de Fresno. El objetivo principal del programa es mejorar el rendimiento escolar y académico de los niños tanto en la escuela primaria como en la escuela secundaria. La mala asistencia a la escuela es frecuentemente un síntoma de una estructura familiar disfuncional. En consecuencia, el programa busca identificar a estas familias en riesgo y proporcionar la intervención adecuada para abordar la ineficacia y/o negligencia de los padres, aumentando así la asistencia escolar. El programa está diseñado para reducir el riesgo de que el niño se involucre en el sistema de justicia penal al mejorar la asistencia escolar.

KKIS tiene dos componentes principales: el primero implica la intervención a nivel de escuela primaria; el segundo implica la intervención a nivel de escuela secundaria con estudiantes de secundaria de 12 a 14 años. El programa entrelaza los siguientes temas: participación de los padres, rendición de cuentas y responsabilidad; participación y apoyo de la comunidad; cumplimiento de las leyes relativas a la asistencia escolar; y autoempoderamiento. Se proporciona una variedad de servicios de apoyo a las familias en riesgo. Si la asistencia escolar del niño no mejora a pesar de la provisión de los servicios apropiados, se pueden presentar cargos contra los padres y, en su caso, contra el niño. Las consecuencias para los padres incluyen no solo una multa, sino también la posibilidad de encarcelamiento.

El programa KKIS está diseñado para reducir el riesgo de que el niño se involucre en el sistema de justicia penal al mejorar la asistencia escolar. KKIS también ha sido fundamental para demostrar el poderoso impacto de la corte en un papel proactivo. KKIS ha sido el vehículo para responsabilizar tanto al niño como al padre por su comportamiento al aprovechar tanto el código legal como el código de educación. La visibilidad de las cortes en el programa KKIS anclado en el cuarto distrito escolar más grande de California ha sido el catalizador principal para una colaboración interinstitucional intensiva. Como resultado del liderazgo de la corte, KKIS es un programa autosuficiente. Las ganancias financieras logradas a través de la asistencia diaria promedio mejorada se reinvierten en el programa, contribuyendo así a la eficiencia y eficacia del programa.

KKIS es un programa de intervención temprana. El problema del ausentismo crónico no es solo un asunto de la escuela o de la corte, sino un asunto de la comunidad. Por lo tanto, el enfoque para lidiar con el ausentismo escolar no puede lograrse a través de una sola agencia o una sola entidad. Un enfoque tan limitado no resolverá los problemas de los que el absentismo escolar es un síntoma; y no evitará la delincuencia de la cual el absentismo escolar es un indicador. Tampoco resolverá los problemas de dinámica familiar que tendemos a encontrar cuando analizamos más a fondo la vida de los estudiantes ausentes. KKIS aprovecha la experiencia y el apoyo de varias agencias en la comunidad que son fundamentales para proporcionar apoyo y seguimiento a estudiantes específicos. KKIS también ha contratado a abogados locales en la prestación de servicios pro bono como un medio para proporcionar una representación justa para el niño según lo exige la ley. Este aspecto de KKIS ha fortalecido el programa al ayudar a los estudiantes a comprender sus derechos y el funcionamiento del sistema legal. Más importante aún, los miembros de la comunidad legal, incluidos los jueces, se han convertido en importantes modelos a seguir y, en algunos casos, en mentores para los jóvenes que participan en el programa. Esto, combinado con la aplicación y la rendición de cuentas, ha convertido a KKIS en un programa excepcionalmente innovador y poderoso para combatir el ausentismo escolar y mantener las escuelas más seguras.

Para obtener información adicional comuníquese con: Patty Wallace, Oficina ejecutiva asociada de la corte al (559) 457-2010.

Estudio del Programa piloto de mediación 

En el otoño de 1999, la Corte Superior de Fresno solicitó una subvención ofrecida por la Oficina administrativa de las cortes (AOC, por sus siglas en inglés) para probar la mediación. Se eligieron cuatro cortes de todo el estado para participar. Dos de las cortes estudiarían el impacto de la mediación en los casos que se ofrecieron como voluntarios para el programa y dos estudiarían los casos en los que se ordenó la mediación. La Corte Superior de Fresno fue una de las cortes elegidas para desarrollar e implementar un Programa piloto de mediación obligatoria.

Para comenzar el Programa piloto, el Departamento de Método Alternativo para Resolver Conflictos (ADR, por sus siglas en inglés) reclutó y capacitó a aproximadamente cuarenta abogados locales, jueces jubilados y mediadores profesionales que no son abogados. Con el tiempo, esta lista de mediadores creció hasta incluir a casi cien personas. Cada uno de estos mediadores acordó aceptar los honorarios de la corte y el pago total de las primeras cuatro horas de mediación. En la primavera de 2000, la corte comenzó a seleccionar casos y les ordenó participar en la mediación. Después de cada mediación, se les pidió a todos los involucrados, los abogados, las partes y los mediadores, que completaran un cuestionario que abordaba cuatro áreas de preocupación; el resultado de la mediación, el tiempo y el costo de la mediación, y su satisfacción con el proceso y con la corte.

Durante los siguientes tres años se llevaron a cabo mediaciones y se recopilaron datos. Los datos sobre casos mediados en todo el estado se enviaron a la AOC. Estos datos se compararon con los datos recopilados en casos no mediados. Como resultado de las mediaciones, se resolvieron más de 500 casos antes del juicio solo en Fresno. Además, los mediadores adquirieron una valiosa experiencia gracias al aumento de casos y los litigantes locales adquirieron cada vez más conocimientos sobre la mediación. La cultura del ADR, que había sido prácticamente inexistente, comenzó a florecer a medida que más y más abogados y clientes participaban en el Programa piloto. Estas mediaciones, junto con la reestructuración del Departamento Civil y la implementación de un nuevo sistema de gestión de casos, contribuyeron directamente a la eliminación completa de la acumulación de casos civiles en la Corte Superior de Fresno.

Al concluir el Programa piloto en 2003, la AOC completó su análisis de todos los datos y publicó un informe final que se puede encontrar en www.courts.ca.gov/reference. Los resultados fueron muy favorables en todas las categorías y el ritmo al que se resolvieron los casos antes del juicio aumentó. Los casos se resolvieron en menos tiempo y con menos comparecencias ante la corte, y a un costo significativamente reducido. Y lo más importante, el nivel de satisfacción tanto de los abogados como de los litigantes con la corte y el proceso fue tremendamente favorable. Los datos mostraron abrumadoramente que los participantes optarían por la mediación en el futuro, independientemente de si se llegó a un acuerdo en su primer caso.

La Corte Superior del condado de Fresno se ha beneficiado de muchas maneras de ser parte del Programa piloto de mediación obligatoria. Lo que es más importante, nuestra participación en el estudio ayudó a crear un cambio cultural en nuestra comunidad legal y los sistemas judiciales. Antes del Programa piloto había muy pocas alternativas disponibles a través de la corte para que las partes buscaran la resolución de su caso aparte de los recursos legales regulares. Ahora las partes y los abogados conocen las opciones alternativas disponibles a través de la corte para ayudar a resolver disputas, disminuir costos y tener una mayor satisfacción en los resultados.

Para obtener información adicional, comuníquese con Mari Henson, administradora del ADR al (559) 497-4194.

Was this helpful?